La Nouvelle vague

Nouvelle vague (Nueva ola) es la denominación que la crítica utilizó para designar a un nuevo grupo de cineastas franceses surgido a finales de la década de 1950. Los nuevos realizadores reaccionaron contra las estructuras que el cine francés imponía hasta ese momento y, consecuentemente postularon como máxima aspiración, no sólo la libertad de expresión, sino también libertad técnica en el campo de la producción fílmica. Nunca el cine francés vio renovarse su personal tan generosamente, tan fácilmente, como en los años cincuenta.

Un aspecto fundamental que va a favorecer el cambio en el cine francés es el hecho de que en 1958, terminada la guerra de independencia de Argelia, Charles De Gaulle, presidente de la República, nombra como ministro de cultura a André Malraux, que va a impulsar una legislación proteccionista favorable a los cineastas noveles y al cine de calidad.

 

En esa época se constituye una nueva ola de espectadores cinéfilos, formados en la asistencia a cineclubs, que se hallan dispuestos a acoger toda novedad en el terreno cinematográfico.

Figuras emblemáticas del movimiento:

  • Jean-Luc Godard haría  un verdadero viaje de descubrimiento a través de 15 películajean-luc-godard5.jpgs y varios cortometrajes, en los que experimentó con nuevos recursos para el cine narrativo. Este enfoque experimental de buena parte del cine de esta corriente hizo
    creer durante un tiempo que las convenciones de la construcción cinematográfica habían sido superadas, pero según confluían a mediados de los sesenta la nouvelle vague y las principales productoras, se hacía cada vez más difícil distinguir entre los trabajos de Truffaut.
  •  François Truffaut se inició con Los cuatrocientos golpes (Les quatre-cent coFrancois_Truffaut.jpgups, 1959). El título traducido al pie de la letra no quiere decir nada. Esta película es una mirada subjetiva al mundo de la adolescencia, de gran contenido autobiográfico.El sentimiento amoroso es analizado también desde otros ángulos en La piel suave (1964).

Marcel L’Herbier

Fue un director de cine, teórico de este arte y memorialista. Realizó unas cuarenta películas. Posteriormente, trabajó para la televisión en programas culturales.marcel-l-herbier

Su primera película fue la pieza poética Rose-France (1918). En 1919 dirigió Le Bercail (1919). Entre 1919 y 1922 rodó seis películas para la Gaumont Film Company. En L’Homme du large (1920) adaptó un relato de Balzac.

La primera producción del propio L’Herbier, con su compañía, tuvo lugar en 1923, con una adaptación de Resurrección, de León Tolstoi. A continuación, con financiación americana realizó un ambicioso L’Inhumaine (1924).

A continuación eligió un tema popular con La Vertige (1926), que rodó en el sur de Francia. La última película de esta serie es L’Argent, de 1928, una adaptación de la novela homónima de Émile Zola.

L’Herbier obtuvo su mayor éxito con Le Bonheur (1934), Les Hommes nouveaux (1936) y La Porte du large (1936).

Antes de la Segunda Guerra Mundial realizó La Tragédie impériale (1938), sobre el zar Nicolás II y l intrigante Rasputín.

Max Linder

Max Linder fue un actor cómico judío francés, de la época del cine mudo. Hizo su aparición por primera vez en el cine en el año 1905.

Max_Linder_c1917

Fue el cómico más exitoso de su país y de Europa en el período anterior a la Primera Guerra Mundial y al surgimiento de Charles Chaplin.

Su gran éxito lo llevó tan pronto como en 1912 a ser el actor cinematográfico mejor pagado de Francia. Ya incluso por esos tiempos ensayó la dirección de algunas películas, actividad en la que también se mostró igualmente diestro.

Fue llamado a filas por el ejército de su país durante la Primera Guerra Mundial. Su participación en el conflicto le dejó secuelas físicas y emocionales que alteraron su salud y empañaron su carrera cinematográfica posterior.

En 1916 marchó a los Estados Unidos contratado por los Estudios Essanay, que por entonces también contaban entre su personal a Charles Chaplin, a quien conociera entonces. Sin conseguir el éxito que esperaba, retornó a Francia en 1918.

Protagonizó tres largometrajes en un segundo retorno a Hollywood en 1919, entre ellos “L’etroit mosquetaire”.

critique-l-etroit-mousquetaire-linder

De retorno a su país, Max Linder fue dirigido entre otros por Abel Gance en una curiosa película de 1924 que combinaba comicidad y terror: “Au secours!”, donde pueden apreciarse sus amplias dotes actorales.

hqdefault